La singularidad del tartán es su porosidad lo que favorece la absorción del impacto al correr provoca menos dolor en las articulaciones del deportista. En cada una de las zancadas de un atleta el pie impacta contra el asfalto con un peso de 2 y 5 veces su peso en la balanza. Para guardar estas propiedades el uso de pistas limitado en los zapatos con clavos y se debe evadir el contacto con la arena, talco o la tiza, utilizadas en algunas ocasiones para hacer marcas de distancias.

La razón por la que más se ha dicho este material durante las Olimpiadas de China 2.008 ha sido la prueba de marcha. Debido a lo duro del granito de la que se iba a realizar inicialmente la prueba después de las quejas de los deportistas, la organización ideó cubrir la pista con un plaid de cuatro milímetros y mayor dureza, frente a los 8 milímetros de rutina y mayor porosidad. De este tema era del que hablaba Jefferson Pérez con TVE cuando se desmayó.

Al ser el nombre del producto pionero fue como un nombre genérico del material, aunque actualmente hay un gran número de compañías que se enfocan a su fabricación (por ejemplo colgate por dentífrico o pasta de dientes tan arraigado en diversos países.

Por otro lado de las pistas de tartán de la misma manera existe otro material utilizado para la construcción de pistas de atletismo, mondo. Un material también sintético pero de mayor dureza que se utiliza más en competición debido a que se alcanza mayor velocidad aunque es más lesivo para pruebas largas.